LOS DOS CAMINOS

Siempre están los dos. Uno es el camino de ida, en el que se proyectan las ilusiones y los deseos, trayecto de lo que podría ser, espera y anhelo. El otro es la senda de regreso, porque siempre se torna a quienes somos y a la realidad, vía crucis de asunciones y penitencia por soñar lo que no era nuestro destino.
Sólo que, alguna vez, he creído que ambos viajes se confundían. Como si fuese imposible discernir si ya no sueño o si la realidad – por fin, alguna vez – me regala un pedazo de paraíso terrenal. No sé, no sé, será que me confundo, será que estoy aún entre elucubraciones y, agazapada, aguarda un golpe de realidad resuelto a obligarme a emprender la marcha de regreso..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s